← Atrás

Instrucciones Postoperatorias:
General

LA PRIMERA HORA

Muerda suavemente la gasa durante la primera hora después de la cirugía. No escupa, beba ni retire la gasa hasta que haya pasado la hora. En ese momento, se puede retirar la gasa y el paciente puede beber y comer algo. Además, este es un buen momento para tomar la primera dosis de ibuprofeno y una mitad de Norco, si es necesario. Luego, se debe cambiar la gasa cada 30 a 45 minutos hasta que se detenga el sangrado.

SANGRADO

Es normal presentar sangrado continuo o un tinte rojo en la saliva durante hasta 24 horas. Al morder suavemente la gasa se ejerce presión sobre el sitio quirúrgico y esto favorece la disminución del sangrado. A medida que pase el tiempo durante la tarde y la noche del día de la cirugía, será necesario cambiar la gasa cada 30 a 45 minutos. Cada vez que se coloca un trozo de gasa en la boca, el paciente debe comprometerse con la gasa durante al menos 30 a 45 minutos sin beber, escupir ni cambiar la gasa. Se está formando un coágulo en el sitio, y la interrupción continua del proceso de coagulación por las actividades mencionadas anteriormente puede provocar sangrado persistente. Puede ser aconsejable colocar una camiseta o toalla vieja debajo de la cabeza del paciente donde descanse después de la cirugía, ya que es probable que al despertar encuentre una mancha rosa a su lado.

ANESTESIA/SEDANTE LOCAL

La sedación continúa disminuyendo durante el resto del día y lo hace gradualmente, por lo general durante 4 a 6 horas. Puede ser normal que un paciente sienta los efectos continuos de la medicación durante el resto del día.

COMER Y BEBER

Durante varios días después de la cirugía, se recomienda comer alimentos blandos. Sopas, helados, batidos, puré de papas, huevos revueltos, yogur, compota de manzana y alimentos de esta consistencia son todas opciones recomendadas. Sin embargo, el paciente solo está limitado por la cantidad de molestias que sienta; si desea avanzar en su dieta, puede hacerlo siempre que se sienta cómodo y utilice el enjuague bucal después de las comidas para enjuagar los restos de alimentos sueltos de los alvéolos. Se recomienda probar o pedirle a un amigo o familiar que pruebe la temperatura de cualquier alimento o bebida durante el resto del día de la cirugía. El sedante puede evitar que el paciente sienta una temperatura extrema, lo que podría provocar una quemadura.

HINCHAZÓN

El pico de cualquier hinchazón suele producirse 48 horas después del procedimiento quirúrgico. La hinchazón generalmente aumenta hasta ese punto y disminuye gradualmente durante los 5 a 7 días restantes.

DOLOR

Es normal sentir dolor y malestar durante el período de recuperación posoperatorio. Los medicamentos recetados están orientados a mantener el dolor y el malestar en un nivel tolerable. Lamentablemente, es imposible que nuestro equipo o los medicamentos eliminen completamente el dolor y el malestar después de la cirugía. Si los pacientes usan los medicamentos según lo prescrito, la gran mayoría los toleran bien y continúan sanando sin consecuencias.

HIELO Y CALOR

La aplicación de hielo puede ayudar a controlar la hinchazón durante las primeras 12 a 24 horas. Luego, muchos pacientes aplican almohadillas térmicas o calor húmedo para mayor comodidad. Cualquiera de las dos aplicaciones se puede utilizar en los días posteriores a la cirugía si siente que le proporcionan alivio del dolor o comodidad.

NÁUSEAS

Los analgésicos pueden provocar náuseas en los pacientes. El cirujano recomienda tomar siempre analgésicos con una pequeña cantidad de alimentos y comenzar tomando la mitad de una pastilla para ver cómo se tolera el medicamento, y solo tomar el analgésico narcótico según sea necesario, si es necesario.

CEPILLADO DE DIENTES

Los pacientes pueden cepillarse los dientes suavemente la noche de la cirugía, evitando los sitios quirúrgicos y permitiendo que el enjuague bucal antibiótico realice la limpieza en esos sitios.

BORDES FILOSOS

Si siente algo duro o filoso junto al sitio quirúrgico, probablemente sea normal. Las paredes óseas del sitio de extracción aún permanecen, y lleva tiempo que el tejido gingival vuelva a crecer y se solidifique sobre esas áreas.

Ocasionalmente, pequeñas astillas de hueso pueden aparecer a través del tejido gingival durante las primeras semanas después de la cirugía. Esto se puede considerar normal.

HEMATOMAS

Los hematomas pueden aparecer después de la cirugía, especialmente en adultos mayores y en pacientes que están tomando anticoagulantes, como aspirina, Plavix®, Coumadin® o Eliquis®. La gravedad puede llevar los hematomas y la decoloración a la mandíbula y el cuello en el transcurso de varios días después de su aparición inicial. Los hematomas generalmente se

CURACIÓN

La curación normal después de la extracción dental debe ser la siguiente: los primeros 2 días después de la cirugía son generalmente los más incómodos, y con frecuencia se presenta algo de hinchazón. En los días 3 y 4 se observa una disminución de la hinchazón y el retorno a una dieta más sustancial. El resto del período posoperatorio debe ser una mejoría gradual y constante. Al final de la primera semana, el paciente generalmente come el 75 % de los alimentos que normalmente disfruta, y al final de la segunda semana puede comer su dieta prequirúrgica, incluidos los alimentos crujientes. Es nuestro deseo hacer que su recuperación sea lo más sencilla y placentera posible. Estas instrucciones ayudarán, pero si tiene otras preguntas sobre su progreso, llame al consultorio.